4 Razones para visitar Stirling

Conoce la ciudad más importante de la Escocia medieval

Hasta hace 4 años, Escocia era prácticamente una desconocida para mí. Cierto es que había visitado en varias ocasiones Edimburgo y Glasgow mientras vivía en Inglaterra, pero no conocía nada más allá de estas dos ciudades. Una vez afincado en Escocia, la curiosidad por conocer más sobre el país de William Wallace me embargaba por dentro.

En mi primer año visité muchas más ciudades, además de sus bellísimos parajes naturales. Pero si me tengo que quedar solo con una ciudad esa es, sin duda alguna, Stirling. Algunos pensaréis que Edimburgo es más bonita, pero yo voy más allá. Stirling no solo tiene parte de la belleza de la capital escocesa, sino que la historia de este país no se entiende sin Stirling. En la Edad Media se la apodó como “la puerta a las tierras altas”, cualquiera que tuviera que ir a las Highlands o Lowlands tendría que pasar por Stirling. 

Gracias a su historia y, por supuesto, a su castillo y monumentos es una de las ciudades más visitadas de toda Escocia: alrededor de 1 millón de personas pasan por esta pequeña ciudad cada año, la ciudad más importante de la Escocia medieval. Y con este artículo me gustaría darte varias razones para que la visites, si no lo tienes claro ya.

 

 

1. Por su historia  

La historia de Stirling es apasionante y va de la mano con la historia escocesa, ya que Escocia no se entendería si Stirling no existiera.

La región donde se encuentra esta ciudad lleva habitada más de 3.000 años, apareciendo los primeros asentamientos en las diferentes colinas y donde hoy se encuentra el castillo de la ciudad.

Para el siglo XI tendremos la primera fortificación donde se encuentra hoy su castillo. A partir de ese momento Stirling empieza a crecer y se empieza a usar como residencia real. El rey David I, que reina en el siglo XII, le dará estatus de burgo real y establece el sistema feudal que persiste hasta el 2004.

Muchas batallas han sido libradas en suelo escocés, pero en Stirling se libró una de las batallas más importantes y más sonada en la historia del cine: Braveheart (Corazon valiente).

Gracias al río Forth y las buenas conexiones con el mundo, Stirling siempre ha mirado hacia el futuro. La arquitectura más señorial empezó a dominar las calles de la ciudad en el siglo XVIII, cuando alrededor de un 10% de la población vivía en la pobreza, algo inusual para la época. De 4.000 personas que vivían en el siglo XVIII, pasan a ser 12.000 un siglo después. 

Llega la Revolución Industrial y, con ella, la primera estación de tren. Se construye la Scottish central railway de Perth a Greenhill, conectando Escocia central con el sur y norte del país, teniendo una de sus paradas en Stirling, lo cual da paso al renacer del turismo que ha vivido en esta ciudad por décadas y gracias al cual la antigua capital de Escocia no solo es recordada por las batallas vividas, sino también por su importancia para la historia escocesa.  

    

Para conocer el casco histórico de Stirling aquí te dejo la información de un tour en español. 

 

2. Por su castillo

Considerado uno de los castillos más importantes de Escocia, por historia y arquitectura, siendo uno de los castillos renacentistas mejor conservados de Reino Unido. Hoy recibe más de medio millón de visitas al año. 

Fue una fortaleza inexpugnable, debido a lo estratégico de su enclave. Siendo residencia de reyes y reinas, como María Estuardo y su hijo Jacobo, quien unió las coronas escocesa e inglesa. 

El palacio que se encuentra en el interior fue el primer palacio renacentista de las islas Británicas. La arquitectura está inspirada en Francia, la fachada exterior está decorada con gárgolas y esculturas. El edificio representa al rey Jacobo V, quien lo mandó construir, tal y como deseaba que lo vieran: como un rey a la par de los grandes soberanos europeos. 

En su interior, además del palacio, se encuentran otros edificios, a cada cual más valioso: una capilla, construida en el siglo XVI para el bautizo del hijo del rey Jacobo VI; el gran salón, cuyo color amarillo le devuelve su vieja gloria; las cocinas, descubiertas en 1921 ya que habían quedado sepultadas bajo una batería de cañones, y en las que hoy se puede ver cómo cocinan un gran banquete. Los antiguos aposentos reales, hoy ocupados por el museo del Regimiento de las tierras alta de Argyll y Sutherland. En mi opinión, el mejor castillo de Escocia.

 

Para hacer un tour por el castillo de Stirling en español aquí te dejo la información.

 

3. William Wallace y el monumento del héroe

La historia de Escocia, por suerte o desgracia, va estar muy ligada a la figura que Mel Gibson encarna en la película Braveheart (también conocida como Corazón Valiente en latinoamérica): William Wallace.

La figura de Wallace con el paso de los siglos se ha convertido en leyenda y hoy los guías turísticos de Escocia hablan de él con gran pasión, recordando y homenajeando la lucha incansable del pueblo escocés frente a la tiranía inglesa. Pero la batalla que lo convertirá en héroe es la del puente de Stirling. Sí, amigo, fue en Stirling donde en 1297 William Wallace y 2.500 escoceses, contra un ejército de 10.000 soldados ingleses, ganaron en una batalla épica que será recordada hasta el fin de la humanidad.

Hoy, donde William Wallace y Andrew de Moray estaban preparando la batalla se levanta una torre, el Monumento Nacional de William Wallace, que mide 64 metros de altura. En ella se habla de la historia del héroe y de esta batalla. Además, desde lo más alto del monumento tienes unas vistas increíbles de los paisajes montañosos de Escocia. 

 

 4. Old Town y sus calles

El casco histórico de Stirling podríamos definirlo como un mini Edimburgo, como Edimburgo hace 300 años. Es un ciudad que conserva parte de su muralla medieval, cosa que pocas ciudad del país hacen. 

Una ciudad rebosante de historia en la que podrás encontrar desde calles con arquitectura georgiana a calles medievales. King Street conserva todavía su grandeza, con su hotel Golden Lion, que fue el hotel más importante de la ciudad desde el siglo XVIII, o el Ateneo custodiado por una escultura de William Wallace.

La Stirling medieval se construye alrededor del castillo, siempre con las casas de la gente más poderosa cerca de él. Broad Street una calle empedrada en la que hay un Mercat  Cross, una columna coronada por el animal nacional de Escocia: el unicornio.

Cuando la ciudad empieza a expandirse más allá de la muralla, les preocupa la forma de tener bajo control a las masas, por lo que se ve necesario construir su propia cárcel. Stirling puede presumir de tener dos. Estas cárceles o, como las llaman aquí, Tollbooth, eran sitio húmedos, insalubres y abarrotados, que además servían como armería, oficina de recaudación de impuestos, prisión, etc. Actualmente una es un centro de artes y la otra una atracción turística muy entretenida para niños. Aquí te dejo el enlace de la web.

El Old Town de Stirling esconde secretos y en una de sus iglesias, la de Holy Rude, en el año 1567 coronan al rey que une las coronas escocesa e inglesa. Hoy es una iglesia que abre en verano y su visita es gratuita. El cementerio de la iglesia lo considero uno de los más bonitos que he visto en todo escocia. 

 

Para mí, Stirling es un ciudad mágica, una ciudad con historia pero, sobre todo, una ciudad para conocer, una visita indispensable si vienes varios días a Escocia. ¡Espero que después de leer esto te hayas decidido!

 

¿Cómo llegar a Stirling en tren, coche o bus?

Para conocer el casco histórico o el castillo de Stirling aquí te dejo la información de un tour maravilloso.

  

Reservar Ahora Reservar Ahora