Monumento Nacional de William Wallace

Sons of Scotland, I am William Wallace

Gracias al cine, hoy podemos decir que el héroe escocés no es otro que el mismísimo Mel Gibson. Sus cinco Oscars hicieron que hoy los visitantes de Stirling vengan buscando la leyenda de William Wallace.

 

Seguramente todos habréis visto la película de Braveheart o Corazón Valiente (y si no, 25 años habéis tenido para verla) en la que el archifamoso héroe escocés William Wallace (encarnado por Mel Gibson, escocés de la cabeza a los pies) guía a las tropas escocesas hacia esa épica y monumental derrota del ejército inglés, enmarcada en la Primera Guerra de Independencia de Escocia. Pero ¿recordáis en qué lugar se produjo esa famosa batalla? Pues fue en el mismísimo puente de Stirling. Y es aquí en Stirling donde se encuentra el único monumento en todo el mundo a este corazón valiente de Escocia.

El monumento nacional de Wallace es, ni más ni menos, que una torre de arenisca en estilo gótico victoriano, que mide unos 67 metros de altura. Está situada en en el punto más alto de Abbey Craig, en los mismos campos donde Wallace comandó a los escoceses en tan histórica victoria, y desde la cual se dice que observó al ejército inglés antes de la Batalla del Puente de Stirling.

La torre se construyó gracias a una campaña de recaudación de fondos, en medio de un renovado sentimiento nacionalista escocés durante el siglo XIX. Además de esta subscripción pública, también fue financiado por algunos patronos extranjeros, incluido el líder italiano Giuseppe Garibaldi. Fue completado en 1869 siguiendo los diseños del arquitecto John Thomas Rochead.

Para acceder al monumento es necesario ascender a la colina que se encuentra a las afueras de la ciudad y, una vez dentro, cuenta con tres pisos de exposiciones, más la aguja de la corona en la parte superior, desde la que podemos disfrutar de unas vistas impresionantes de la zona. A cada nivel del monumento se accede mediante una escalera de caracol con la friolera 246 escalones que, además, son estrechas y empinadas.

El monumento abre todo el año, con un programa de eventos variopintos que incluyen actuaciones de actores disfrazados de forma regular durante los meses de verano. Le entrada se puede comprar directamente al llegar o de manera anticipada por internet, y los precios son estos:

www.nationalwallacemonument.com

 Adultos£10,50 
Senior£8,50 
Niños£6,50
Entrada familiar (desde)£23,50

 

 

Una vez dentro y empecemos a escalar la torre hacia la corona, podremos ver que cada nivel nos cuenta la historia de este héroe nacional de Escocia y nos muestra cómo su participación en la historia escocesa ha sido reconocida a lo largo de generaciones. Esto es lo que podemos encontrar en cada uno de los niveles:

 

1. La sala de armas

Esta galería prepara el escenario para contarnos la historia de William Wallace, situándonos en el contexto histórico de los acontecimientos acaecidos en el año 1297, cuando el ejército escocés, dirigido por Wallace y Andrew de Moray, se enfrentó a las fuerzas del Rey Eduardo I de Inglaterra sobre el Río Forth.

En esta sala, descubriremos cómo William Wallace surgió de la oscuridad para convertirse en el líder de los escoceses, cómo se libró y ganó la Batalla del Puente de Stirling y el papel que desempeñó Wallace en las Guerras de la Independencia Escocesa.

Una pieza ineludible de esta planta es la enorme espada de Wallace de 1,67 metros de longitud, un llamativo símbolo de su valor y talento, que se ha conservado en el monumento desde 1888. Aunque más llamativo aún es el hecho de que esta espada ha sido robada no una, sino ¡dos veces! La primera vez en 1936 por nacionalistas escoceses de la Universidad de Glasgow, y de nuevo en 1972. Por suerte, la espada fue devuelta en ambas ocasiones.

 

 

2. La sala de héroes

Así como inspiró a los que lucharon con él, el espíritu de Wallace ha inspirado a generaciones de escoceses en los siglos posteriores, pues su fama no ha perdido ni un ápice de fuerza en todos estos años. Esta galería muestra también cómo los llegaron a reconocer como héroes y ocuparon un lugar junto a William Wallace.

Una exposición especial dentro de esta galería nos presenta a las heroínas de Escocia y narra la historia de catorce mujeres extraordinarias cuyas creatividad, amabilidad y servicio altruista han enriquecido la sociedad en Escocia y en países de todo el mundo.

 

3. La cámara real

En la galería de la tercera planta podremos descubrir algunos de los hechos y cifras de la Batalla del Puente de Stirling. En dos pantallas especiales se pueden ver las armas que ambos ejércitos podrían haber usado y cómo se libró y ganó la batalla.

En esta sala, un visor interactivo nos permite ver las vistas que se ven hoy día desde la Abadía de Craig, y luego verlas como Wallace las habría visto en 1297, mirando a través de Stirling, con una reconstrucción detallada del paisaje y de importantes monumentos históricos.

 

4. La corona

Para terminar llegamos al punto más alto del monumento desde el cual se se puede vislumbrar un paisaje histórico: donde se lucharon y ganaron las batallas, así como unas de las mejores vistas que nos ofrece Escocia. Desde el Ben Lomond y los Trossachs en el oeste, pasando por las Ochil Hills y el valle del Río Forth más allá de la ciudad de Stirling, hasta las colinas Pentland en el este.

 

 

Para terminar, como ya he mencionado, el Monumento Nacional de Wallace está situado en las afueras de Stirling, a un paseíto de unos 50 minutos desde el centro de la ciudad, pero también hay un servicio de autobús que sale desde la estación de autobuses de Stirling, adyacente a la estación de trenes. Desde aquí, el autobús 52 sale cada treinta minutos a partir de las 8:30 de la mañana los días laborables y se detiene fuera del monumento.

A pesar de lo lejos que está del centro, ¡merecerá la pena haber subido semejante número de escalones! Yo soy un gran fan de la película, no lo voy a negar, por lo que para mí es una visita casi obligada por su historia, por su importancia y por William Wallace.

 
Reservar Ahora Reservar Ahora